toggle nav
25 JUL2015
¿Buscar?
Jue. 3 Ene.

Municipales

Ushuaia con 86 toneladas para la Fundación Garrahan

La coordinadora del Programa de Reciclado de la Fundación Garrahan a nivel local, Viviana Remy, anunció un nuevo récord de compromiso y voluntariado desde Ushuaia. En 2018, se juntaron más de 86 toneladas de materiales reciclables en beneficio de la Fundación, a lo largo de cuatro juntadas solidarias.
Ushuaia con 86 toneladas para la Fundación Garrahan


 La coordinadora del Programa de Reciclado de la Fundación Garrahan a nivel local, Viviana Remy, anunció un nuevo récord de compromiso y voluntariado desde Ushuaia: En 2018, se juntaron más de 86 toneladas de materiales reciclables en beneficio de la Fundación.

A comienzos del año pasado, Viviana había convocado a la comunidad de Ushuaia a cumplir un desafío especial: En el 30° aniversario de la Fundación Garrahan, el objetivo fijado era llegar a las 30 toneladas de papel, tapitas plásticas, llaves de bronce; a los que se sumaron luego las latas de aluminio y las placas radiográficas. El balance final expone un verdadero cambio de hábito, que combina solidaridad y protección del medio ambiente.

Un total de 47.107 kilos de papel; 4.887 kilos de tapitas y 63 kilos de llaves, fueron entregados a la Fundación Garrahan, producto de un profundo trabajo de concientización, difusión, organización y el aporte de cientos de vecinos, empresas, instituciones educativas, entes gubernamentales, agrupaciones y organizaciones civiles encabezados por Viviana Remy. A esos montos se suman otros 34.050 kilos de tapitas, llaves, papel, latas de aluminio y placas, que en breve llegarán a destino.

“Este logro es de todos”, sostuvo Remy. En diálogo con EDFM, la referente de la Fundación en Ushuaia aseguró que “a medida que pasan los años, el saldo es cada vez más positivo: No es que se consume más papel o más tapitas, en realidad, la gente va aprendiendo a cambiarles el destino, contribuyendo con la Fundación y evitando que esos materiales que se pueden recuperar, ingresen al relleno sanitario”, remarcó.

Se trata de “un compromiso asumido de corazón, en base al
voluntariado”, explicó, y se mostró “feliz y orgullosa de saber que este nuevo record, que supera ampliamente las expectativas, es una muestra de que hemos generado un verdadero cambio entre todos; porque estos materiales ya no son basura, sino elementos que se recuperan para ayudar al otro”, afirmó.

A lo largo del año, el Programa de Reciclado en Ushuaia lleva adelante cuatro juntadas de materiales. “Cada juntada tiene un intenso trabajo previo, de todos los días, que se resume en una jornada”, explicó Remy. “Gracias al compromiso de tanta gente que se ocupa de juntar, guardar, llevar, clasificar y ordenar las tapitas, llaves, el papel, las latas y las placas, vamos contagiando ese espíritu solidario y de protección del medio ambiente”, analizó.

En ese mismo sentido, se suman nuevas actividades como el ‘plogging’, que consiste en correr juntando basura desparramada en la calle y en distintos espacios de uso común. “De allí también recibimos muchos elementos que se recuperan –valoró Remy-. Somos una gran familia de voluntarios comprometidos con esta causa, donde vamos y a toda hora, buscamos materiales para el Programa de Reciclado, porque ya es un hábito incorporado”, expuso.

La educación, herramienta fundamental

“Me llena de orgullo, emoción y alegría ver que los niños ya tienen incorporado el hábito de juntar estos elementos y no tirarlos a la basura”, señaló Viviana Remy. “Ellos llevan el mensaje a otros niños, a sus familias, a la escuela. No sólo se trata de solidaridad hacia la Fundación, sino además del cuidado y el amor por el medio ambiente y nuestra ciudad”, sostuvo.

Remy brinda charlas gratuitas sobre el Programa de Reciclado de la Fundación Garrahan, en instituciones educativas de todos los niveles. “Es fundamental seguir educando en las escuelas, en los clubes, en casa. Saber y transmitir cuáles son los materiales que se reutilizan, en qué se convierten estos elementos y cómo ayudamos a los niños que están atravesando un problema de salud”, dijo.

A nivel social, “seguimos invitando a comercios, instituciones y empresas a sumarse, aportando su granito de arena –indicó Remy-. Todos somos parte de un hilo invisible que nos une para lograr resultados como éste”, aseguró. 

Una cadena de voluntades

“Cuando hablamos de las juntadas en Ushuaia, hablamos también de toda la etapa posterior de trámites, coordinación y envió a destino, una cadena enorme de voluntades y colaboraciones para que estos materiales lleguen a la Fundación”, subrayó la Coordinadora a nivel local.

“Estoy eternamente agradecida a todos los Cuarteles de Bomberos, que abren sus puertas en cada juntada, y durante todo el año mantienen el compromiso y la colaboración para seguir juntando, recibiendo y clasificando material”, expresó.
Remy valoró “el aporte desinteresado de quienes entregan su tiempo, recursos y se aseguran de que todo salga bien, que la carga llegue a destino y que no existan trabas para avanzar”: empresas de transporte, pesaje, traslado, personal de Puertos, personal de Aduana.

Asimismo reconoció el acompañamiento permanente de los Scouts Timaukel, las Guías Stella Maris; los Scouts Nuestra Señora de las Nieves; los Guardias Ambientales; así como las empresas Fraser, Logant, Gualdesi Hermanos, Oro Negro, Marítima Maruba, Servicios Multistore, empresa Ksigma que traslada la carga desde el Puerto hasta la Fundacion Garrahan, Dirección de Puertos de la Provincia y también de Nación, empresa DFA,  Pulpo, Lech Mar y CartoVip.

La importancia del Programa de Reciclado

Todos los elementos recolectados a través del Programa de Reciclado de la Fundación Garrahan, se transforman en recursos económicos destinados al funcionamiento de la Casa Garrahan, que alberga a niños de todo el país en tratamiento médico.

El papel recolectado vuelve a la cadena de consumo en servilletas, papel de cocina e higiénico; y las llaves de bronce se funden para reutilizar el material. Por su parte el aluminio de las latas se utiliza para la fabricación de autopartes, y de las placas se recupera el material plata.

Las tapitas se emplean en baldes, palitas, perchas, broches y además, el plástico se utiliza para la creación del novedoso ‘eco-triciclo’, producto elaborado para la venta en beneficio de la Fundación.  La Fundación recibe mayor dinero por las tapitas clasificadas en colores; y el papel de acuerdo a la calidad.

Los artículos vuelven a la cadena de consumo, y los fondos obtenidos mediante la comercialización también sustentan la capacitación de profesionales, investigación, insumos y mejoras en las instalaciones de la Casa Garrahan.




Fuente: eldiariodelfindelmundo

COMENTÁ ESTA NOTICIA


Otras Noticias



Margen Sur

Usurparon y destrozaron casilla de una joven estudiante

A estudiantes terciarios y universitarios

El municipio de Río Grande otorgó en el año 1.100 becas